Tendencias visuales: sobre ruedas

pareja de jovenes bailarines urbanos

Autora: Brenda Milis

De todas las tendencias creativas de Adobe Stock en 2022, una estuvo tan omnipresente e influyó tanto en toda la cultura que se muestra no solo como un movimiento sino también como una tendencia visual. La danza y el movimiento están ejerciendo tal impacto cultural que su influencia se extiende del vídeo y las películas a otros formatos de medios, desde la fotografía y el diseño a los gráficos e ilustraciones en movimiento.

La tendencia de movimiento Muévete y la tendencia visual Sobre ruedas captan la danza, el movimiento y el ritmo como una fuerza cultural imparable que nos rodea. Ambas colecciones ponen de manifiesto el modo en que los creadores están expresando temas cinéticos y dinámicos en toda una gama de recursos de archivo, mediante colores divertidos en ilustraciones y la fotografía de larga exposición en vídeos sobre cualquier tema desde el tai chi en un lado del parque a un ballet en la playa.

En este artículo

  • Hablamos y sentimos a través de nuestros cuerpos
  • El mundo es nuestro gimnasio
  • Mantente en el momento

No obstante, las raíces de esta tendencia se propagan mucho más allá de los recursos de archivo: con la perspectiva desde las campañas de las marcas y las modas de TikTok a los vídeos musicales y a la ciencia, Muévete y Sobre ruedas se basan en una oleada de movimiento y cultura orientada a la danza que nos rodea a todos.

ideografo grabando a una bailarina en las escaleras mujer joven divirtiendose al aire libre saltando y bailando fondo pared amarilla

Créditos: Adobe Stock/Tessy Morelli/Stocksy; Adobe Stock/Alba Vitta/Stocksy

Hablamos y sentimos a través de nuestros cuerpos

Cuando Wendy Whelan, una de las bailarinas modernas más emblemáticas, reflexionaba sobre por qué su retirada se produjo de forma tan abrupta, explicaba lo siguiente sobre la danza: “El momento lo es todo; no piensas en el mañana, ni tampoco en el ayer; piensas exactamente en lo que estás haciendo aquí y ahora, y lo vives y lo bailas, y lo respiras y lo sientes”.

Esta capacidad de la danza para sacarnos de la cárcel del tiempo y dejarnos existir, aunque solo sea efímeramente, en un momento, es quizás la razón por la que hay una tendencia a sentirse en conexión no solo con la alegría y la expresión sino con la ansiedad y la incertidumbre. A nadie le sorprende que durante las grandes plagas de la Europea medieval, la manía incontrolable por bailar se extendiera por todo el continente.

Por ello, con nuestra propia pandemia mundial que todavía se filtra por los países, entre las demás crisis innumerables, a nadie le sorprende que la danza y el movimiento parezcan haberse situado en el centro de nuestra cultura visual. Cuando nos fallan las palabras, los planes y las estructuras, parecemos volver a los lenguajes universales de la danza para expresarnos.

El lenguaje de la danza parece estar presente en todos los lugares si le echamos un vistazo a la cultura visual, tanto en las redes sociales como en los vídeos musicales de realización doméstica hasta las campañas publicitarias de alta producción.

Para las marcas, parece que se está imponiendo un tipo de danza y movimiento de ensueño, ligado al aire y que desafía la gravedad. El anuncio Espacios abiertos de Burberry sitúa a un cuarteto de bailarines en una vasta naturaleza en la que parecen verse poseídos por fuerzas incontrolables y entregarse a la alegría de volar. La serie Own the Floor de Nike muestra un tipo similar de baile liberador, imposible y elevado, y lo sitúa en algunos de los espacios más estrechos de la ciudad de Nueva York.

Este tipo de imágenes y movimientos de fantasía se refleja en algunos de los increíbles activos de archivo de nuestras colecciones. El trabajo que destaca no solo muestra cómo es bailar y moverse, sino que también capta lo que se siente: desde moverte tan rápido que te haga parecer que estás dejando una estela detrás de ti y quedar atrapado en un momento maravilloso de pura ingravidez a la serenidad completa de sentirte uno con la naturaleza.

Mujer con vestido azul bailando en un campo de flores de jacinto purpura en Holanda dos bailarines profesionales actuando en ropa interior en medio del bosque

Créditos: Adobe Stock/Milou Krietemeijer; Adobe Stock/Jose Carlos Ichiro/Westend61

El mundo es nuestro gimnasio

La danza y el movimiento también pueden proporcionar formas sencillas y accesibles de bombear nuestra sangre y poner en movimiento nuestros músculos. Con el bienestar y la forma física que toman una nueva forma en un mundo moldeado por el teletrabajo, el trabajo híbrido y diversos niveles de distanciamiento social, la danza y el movimiento ofrecen una forma de cuidar de uno mismo y de su cuerpo que aparentemente puede darse en cualquier lugar y en cualquier momento.

Joven hispano haciendo una pose de baile en el parque al atardecer rodeado de amigos personas practicando tai chi en el parque

Créditos: Adobe Stock/Manu Prats/Stocksy; Adobe Stock/gregnoakes

Al tiempo que empresas de gran visibilidad como SoulCycle y Peloton usan la música y el ritmo como parte de sus programas de ejercicios, el gasto de una bicicleta o de las clases las convierte en cierto modo en una especie de nicho para el ejercicio de la danza. Muévete y Sobre ruedas nos retrotraen a los días de la zumba en la primera década del 2000 y a la danza en las plazas públicas chinas.

Ambos fenómenos de la danza, entre muchos otros de la época, despegaron en parte gracias a la baja barrera de entrada. No hacen falta ni equipos de cuatro cifras ni suscripciones, ni tampoco el precio que cuestan las clases. Todo lo que necesitas para este tipo de ejercicios es un reproductor, algunos amigos y las ganas de soltarse un poco en público. Numerosos recursos de archivo de nuestras colecciones captan la excitación sin complicaciones de la danza y el ritmo, no solo como un ejercicio sino también quizás como una gran diversión de todos conocida.

Mujer joven con amigos en el tejado de un edificio bailando hip hop

Créditos: Adobe Stock/Rawpixel.com; Adobe Stock/Javier Díez/Stocksy

Asimismo, aunque no puedas escaparte a la calle, la danza puede practicarse también en tu propio cuarto de estar. Empresas como Beat Saber for the Oculus han experimentado una mayor popularidad en los últimos años gamificando la danza y la actividad física mediante dispositivos que puedes tener en el cuarto de estar. Su reciente anuncio que presenta a Billie Eilish capta el sentido de la comunidad de la plaza pública que se puede experimentar en el metaverso, incluso si se está solo en casa.

Mantente en el momento

Parece como si la danza tuviera su momento, y se debe a que a estas alturas es prácticamente un estado imperecedero en las tendencias visuales y en los medios de archivo. No obstante, como demuestra Lizzo en su TikTok que corrige interpretaciones poco acertadas de su “About Damn Time”. queda mucho espacio para la mejora. Las tendencias se quedan anticuadas y los bailes pueden pasar de ser vibrantes a robóticos si se baja la guardia. Lo mismo se aplica a los medios sobre la danza.

En definitiva, la línea que separa a ambos consiste en el trabajo que capta el momento en que Wendy Whelan se encontró atrapada durante tanto tiempo: esa sensación de liberación total del tiempo y de existir, aunque sea por un momento, en un sentimiento que solo puede expresarse con el movimiento.

Muéstranos tus movimientos: Explora la solicitud de contenido y sube tus fotos, vídeos e ilustraciones más dinámicos a Adobe Stock.